Reacción internacional a las medidas de la ANAC para restringir vuelos comerciales hasta septiembre

Las asociaciones sindicales de Flybondi y Jetsmart denuncian que se busca expulsar del país a las dos empresas, que en dos años transportaron a 2,7 millones de pasajeros.

La semana pasada se conoció que la empresa Aeropuertos Argentina 2000, concesionaria del aeropuerto El Palomar​ (como de la mayoría de los aeropuertos del país) solicitó a la autoridades el “cierre definitivo” de esa terminal y el traslado de sus operaciones al aeropuerto de Ezeiza.

El sorpresivo pedido de una empresa que hasta hace poco elogiaba el primer aeropuerto low cost del país y se enorgullecía de su crecimiento. provocó la reacción de las dos empresas que lo utilizan como base de operaciones: Flybondi y Jetsmart, que hicieron presentaciones contra la medida.

Ahora, las asociaciones sindicales de ambas compañías emitieron un duro comunicado en el que denuncian que se las quiere expulsar del país, lo que dejaría a miles de trabajadores desempleados.

“Los trabajadores de Flybondi y JetSmart nos unimos para repudiar la solicitud realizada por la empresa AA2000 para cerrar el Aeropuerto Internacional El Palomar y expulsar del país a ambas aerolíneas, destruyendo así miles de fuentes de trabajo”, comienza diciendo el comunicado.

Y destaca que la empresa, que podría renunciar a la administración del aeropuerto, busca en cambio redefinir su propósito para trasladar toda la operación a Ezeiza, decisión que “prácticamente es como echar del país a las dos empresas en las que trabajamos. Lo que es peor, dejar en la calle a miles de empleados directos e indirectos, además del daño que ocasiona a las provincias y a sus habitantes, afectando su conectividad y la explotación turística”.

El día en que se conoció la solicitud al ORSNA, Aeropuertos Argentina 2000 explicó: "La aviación civil se encuentra en su peor crisis histórica, y sin certezas de su futuro inmediato y a mediano plazo. En ese marco, la compañía ha visto sus ingresos reducidos drásticamente".

"Hoy no hay vuelos regulares en El Palomar, salvo algunos vuelos esporádicos de repatriación. El traslado temporario mejoraría la distribución de pasajeros dentro de la terminal, facilitando la distancia recomendada y colaborando de esa manera con el cuidado y la protección de los mismos. Adicionalmente, Ezeiza se encuentra mejor preparado para realizar todos los controles sanitarios que el protocolo exige. Hoy El Palomar no tiene capacidad para cumplir con el distanciamiento social y los controles necesarios para enfrentar el COVID-19", explican en el comunicado desde AA2000. Dan como ejemplo Italia, en donde la operación se centralizó con cierre temporales de aeropuertos. "En Toscana el gobierno concentró la operación en Pisa, cerrando temporariamente durante la pandemia, el aeropuerto de Florencia".

Entre críticas al concesionario y a funcionarios de organismos que regulan la actividad, los empleados de las low cost destacan que El Palomar es “el cuarto aeropuerto de Argentina en cantidad de pasajeros de vuelos de cabotaje, es decir, de personas que van o vienen de todas las provincias. Ya pasaron (por la terminal) más de 2.700.000 pasajeros, y muchos de ellos pudieron viajar en avión por primera vez en su vida”.

Y resalta que la terminal “cumple con todas las normativas y requisitos exigidos por los organismos nacionales e internacionales”, y genera más de mil empleos directos y otros miles en los barrios cercanos y en las provincias.

“El Palomar necesita seguir activo para que todos los trabajadores que estamos allí y nuestras familias podamos sostener nuestra única fuente de trabajo y también lo hagan las cientos de personas que trabajan en toda la zona de Morón, Hurlingham y 3 de Febrero”, afirman los sindicatos de las low cost.

Y señala: “Cuando se haya superado la etapa de la cuarentena, los trabajadores de la aerolíneas de bajo costo deseamos ser parte de ese gran desafío que tendremos todos los argentinos de volver a levantar la economía de nuestro país. Nosotros seguiremos ofreciendo la posibilidad de viajar a más argentinos a menores costos y en iguales condiciones de seguridad, confort, puntualidad y ocupación (…) Desde nuestro lugar, los trabajadores de las aerolíneas low cost queremos seguir contribuyendo al bienestar de todos los argentinos”, concluye la carta fechada el 28 de abril y firmada por la Comisión Directiva Asociación Sindical Trabajadores de JetSMART y la Comisión Directiva Asociación Sindical Trabajadores de Flybondi.

Fuente: Diario Clarín - 29/04/2020